jueves, 21 de febrero de 2013

INTRODUCCIÓN DE REINAS FECUNDADAS


INTRODUCCIÓN DE REINAS FECUNDADAS
Existen por lo menos tres situaciones que hacen necesaria la adquisición de  reinas fecundadas en  colmenas en cuatro casos específicos:
   Para cambiar la reina vieja por una reina nueva.
  Para introducir una reina nueva en una colmena que enjambró y tiene celdas reales por nacer.
  Para introducir una reina nueva en una colmena que ha reemplazado su reina y la reina resultante no satisface por su calidad al apicultor/a.
  Cuando en ocasión de un accidente se mata a la reina, por ejemplo durante un traslado o al rozar dos marcos de la cámara de cría.
  NÚCLEOS: el segundo caso que hace necesaria la compra de reinas es cuando el productor decide multiplicar su apiario, ya sea en primavera o al finalizar el verano.
  PAQUETES DE ABEJAS: hay apicultores que tienen posibilidad de producir ellos mismos sus paquetes pero que no cuentan con la infraestructura como para criar reinas. Es por eso que agregan a sus abejas una reina fecundada que compran a un criador.
Cada una de las tres situaciones ya mencionadas: colmenas, núcleos o paquetes requiere una metodología de introducción que comparte algunos aspectos pero que sin embargo difiere en otros. Es el propósito de este instructivo aclarar cualquier posible duda para que no fracase al introducir las reinas fecundadas que acaba de recibir.

TEORÍA DE LA INTRODUCCIÓN DE REINAS FECUNDADAS:
Es imprescindible diferenciar dos momentos:
  Introducción: existen multitud de métodos que implican una o varias visitas al apiario y que utilizan distintos tipos de jaulas de introducción.
  Aceptación: una reina fecundada es aceptada por la colmena, núcleo o paquete solamente después que fue liberada de su jaulita de transporte y recién una vez que ha iniciado la postura de huevos con un ritmo acorde a las necesidades demográficas de la colonia. No es verdad que la aceptación  tenga lugar durante el período que transcurre desde el momento de la introducción de la jaulita dentro de la colonia (durante el cual la reina permanece en cautiverio dentro de la misma) hasta que es liberada luego de que las obreras consumieron el candi. Para que exista aceptación, la reina fecundada no sólo debe haber sido liberada sino también tiene que haber demostrado que es eficiente en la tarea de poner huevos.
Basados en nuestra experiencia, de la gran variedad de métodos conocidos recomendamos los siguientes que son eficaces. Sin embargo, si Ud. conoce un procedimiento mejor o que le merezca mayor confianza utilícelo. Dada la gran cantidad de variables que influyen en el proceso de introducir una reina fecundada, no podemos garantizar el éxito de su trabajo.



INTRODUCCIÓN DE REINAS FECUNDADAS EN COLMENAS
Deben seguirse atentamente las siguientes instrucciones:
  Hay que matar a la reina vieja que va a ser reemplazada. Esto puede hacerse aplastándola con los dedos y luego dejarla en el piso de la colmena, justo debajo de los listones inferiores de los marcos.
2  reemplazo, se deberá localizar y matar a la reina virgen.
  Se tendrá que destruir  todas las celdas reales (operculadas o por opercular) que estén presentes en la colmena. A tal efecto, conviene sacudir las abejas de los marcos dentro de la colmena para ver si en alguna esquina o disimulada por alguna construcción de panal se nos pasó inadvertida alguna celda real. Al destruir las eventuales celdas reales que pudieran estar presentes, disminuimos significativamente las chances de que las abejas obreras huérfanas desarrollen preferencia hacia las celdas por nacer en vez de a la reina fecundada enjaulada que acabamos de introducir.
  Luego de haber matado a la reina que va a ser reemplazada y de haber destruido la totalidad de las celdas reales que pudiera haber, hay que dejar a la colmena 48 horas en completa orfandad y sin realizar ningún tipo de manipulación sobre ella.
  Pasadas las 48 horas se introduce la jaulita que contiene la reina en la colmena. No olvidar que se encuentre destapado el compartimiento de acceso al candi, algunos criadores de reinas acostumbran poner un corchito o tapón plástico tapando este orificio, nosotros sin embargo,  hemos optado por evitar esta práctica ya que algunos apicultores olvidan remover el corchito o tapón al introducir la reina, con lo cual es imposible que la reina sea liberada. Es muy conveniente perforar el candi con un clavo muy finito, para así ayudar a que las abejas obreras huérfanas inicien el camino de liberación de la reina. Queda sobreentendido que la perforación no debe excederse de dos o tres milímetros de diámetro, por ningún motivo la reina debe ser liberada abruptamente dentro de la colmena (esto ocurriría si por descuido o torpeza se desmoronara totalmente el candi y se produjera un orificio tal que permitiera la salida de las abejas nodrizas y de la reina.
  Siempre y cuando la temperatura ambiente no sea inferior a 20 grados, la jaulita puede introducirse cómodamente por la piquera en sentido transversal con respecto a los listones inferiores de los cuadros, con la ayuda de la palanca empujándola unos 15 Cm. dentro de la colmena. Si la temperatura fuera inferior a los 20 grados, las abejas podrían arracimarse desatendiendo a la reina que está en el piso de la colmena. Cuando las temperaturas son frías, conviene usar la siguiente técnica: sacar el techo y la entretapa, luego separar los cabezales de los marcos con mayor concentración de abejas de la cámara de cría e insertar la jaulita paralela a los cabezales con el tejido hacia abajo, de este modo evitamos la posibilidad de enfriamiento de la reina.

  Una vez que la reina fue introducida NO TOCAR A LA COLMENA Y DEJARLA TRANQUILA por un período de 7 a 10 días. Si por impaciencia o error se perturba a la colmena en ese momento tan delicado -en que la reina está alcanzando su pleno potencial de ovipostura- puede ocurrir que la reina sea apelotonada y asfixiada por las obreras.

  Cuando transcurran  de 7 a 10 días desde la introducción de la reina, es de esperar que al menos el 95% de las reinas esté en postura y hasta quizás con larvas recién nacidas. Esto se comprueba fácilmente extrayendo un marco del centro de la cámara de cría y observando la presencia de cría. No es absoluto necesario ver a la reina para averiguar que ella está presente.

INTRODUCCIÓN DE REINAS EN NÚCLEOS
Un núcleo se caracteriza por tener muchas menos abejas y cría que una colmena. Como mínimo debe tener un cuadro con cría abierta y cerrada. Valen las mismas recomendaciones que para la introducción en colmenas, respecto a la verificación de la ausencia de celdas reales en cualquier etapa de su desarrollo como así también de reinas vírgenes. Una vez armado el núcleo es conveniente darle entre 24 y 48 horas de orfandad antes de introducir la jaulita con la reina.
INTRODUCCIÓN EN PAQUETES DE ABEJAS
Los paquetes al estar conformados por abejas solamente y no tener nada de cría, significan la alternativa más segura de introducción de reinas, ya que no existe posibilidad de que las obreras levanten celdas reales. No obstante existen dos posibles inconvenientes que pueden dificultar la aceptación de la reina fecundada enjaulada:
  la presencia de una reina virgen que fue sacudida inadvertidamente dentro de la caja porta paquetes.
  la enfermedad conocida como nosemosis, que puede prevalecer en abejas que se encuentran confinadas y sin posibilidad de efectuar vuelos de limpieza.

MOTIVOS DE FRACASO
A riesgo de ser repetitivos, volveremos a mencionar:
  Haber pasado por alto una celda real al momento de revisar la colmena. Aunque parezca increíble la preferencia de la obreras huérfanas es mayor hacia una celda real operculada que hacia una reina fecundada enjaulada.
  Haber abierto la colmena prematuramente (antes de 7 a 10 días luego de la introducción), justo en el momento que la reina está recuperando el ritmo de postura que tenía previo a su enjaulado en el criadero.
  El problema sanitario: La nosemosis es una enfermedad que en el caso de las abejas reinas produce daños en su capacidad de postura, motivando a su reemplazo prematuro. Por más pedigrí que tenga una reina, será un desperdicio de tiempo y dinero introducirla en un núcleo o colmena que padezca esta enfermedad ya que a corto plazo será inevitablemente reemplazada. Pero ¿qué es lo que ocurre que los mismos apicultores que sufren los reemplazos precoces de reinas recién introducidas no se percatan de similares problemas en sus otras colmenas donde no hicieron ningún cambio de reinas? La respuesta es, que la mayoría de los apicultores no hace un control de sus reinas ni un manejo ordenado de la cámara de cría, les resulta prácticamente imposible saber cuantas de las reinas presentes en la primavera serán las mismas que estén encabezando las colmenas al terminar el verano.  Muchas quizás la mayoría de las reinas habrá sido reemplazada por enjambrazón, por el impulso natural de las abejas y por FOCOS NOSEMICOS. Sin embargo, cuando el apicultor compra reinas a una cabaña está mucho más atento al desempeño de las mismas. Las observa casi semanalmente y en ese caso sí percibe el reemplazo prematuro, reemplazo que también observaría en sus colmenas si aplicara la misma meticulosidad.
Comprar reinas de calidad es un desperdicio de dinero, si no se aplica un manejo sanitario coherente y completo. Es imposible lograr buenos rendimientos de miel si se cambian reinas periódicamente, pero no se establece una rutina de prevención y control de enfermedades como: varroasis, nosemosis, loque europea y loque americana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog