sábado, 29 de marzo de 2014

BIOLOGÍA REPRODUCTIVA DE LA VARROA

Biología Reproductiva  de la Varroa 

El ácaro de la varroa (Varroa destructor Anderson y Trueman) es una ecto-parásito de la abeja occidental de la miel ( Apis mellifera ) y se distribuye en todo el mundo. Las colonias de apis mellifera  casi siempre mueren en dos o tres años después de la infestación por ácaros, si no se trata, las colonias de abejas salvajes   en EE.UU. fueron casi totalmente exterminados por este ácaro en torno a 1995,  (alrededor de 1987). Existe evidencia anecdótica de que las abejas podrían ser cada vez más agresivas con los ácaros  en los últimos años (la genética de cepas resistentes  al acaro, pero no hay un estudio sistemático para esta afirmación. El ácaro varroa es actualmente  la plaga más grave de las abejas melíferas  en todo el mundo. Entender la biología reproductiva del ácaro Varroa será, nos permitirá gestionar mejor esta importante plaga en nuestros apiarios.


El ciclo de vida de Varroa

El ciclo de vida del ácaro Varroa tiene dos etapas. Durante la etapa  forética,  los ácaros están sobre las abejas adultas o zánganos, al mismo tiempo, se alimentan de la sangre (hemolinfa) de las abejas, por lo general de la membrana inter-segmentaria en el abdomen. La etapa forética dura alrededor de 5 a 11 días hasta que se introduce en la celdilla de una larva de abeja o de zángano. Por supuesto, los ácaros se ven obligados a permanecer en estado forético si no hay cría, y esto puede durar 5-6 meses en climas fríos. Los ácaros cambian de anfitriones (saltan de una abeja a otra) a menudo y esto contribuye a la transmisión de varios virus, infectando a todas las  abejas que parasitan durante  la alimentación. Los ácaros experimentan una mayor mortalidad durante la etapa forética,  y caen  al fondo de la colmena. Sin embargo, el total de estos ácaros caídos son menos de 20% de la población. Por lo tanto, utilizando una placa  de fondo  reduce  pero no elimina, el uso de químicos para el manejo de la varroa. La etapa forética es importante para los ácaros para extenderse  a otras colonias, durante el pecoreo  o por  la deriva otra colonia, o, finalmente, por  el pillaje  de  colonias  mas débiles. En la última situación, en realidad estamos seleccionando   los ácaros con alta virulencia, ya que mientras  colmenas aisladas, los ácaros  de una colonia también morirán con su anfitrión (debido a la baja probabilidad de ser encontrado por una colonia vecina), mientras que en un apiario este comportamiento  de pillaje de colmenas mas débiles por enfermedades o por la misma varroa está garantizado, asegurando el éxito de la transferencia de los ácaros de la colonia  enferma y débil a otras colmenas del apiario, en la que se repetirá el ciclo de nuevo.


La otra etapa es la etapa reproductiva, y sólo durante este tiempo   es posible que los ácaros   aumenten su población. Esto se produce sólo en las celdas de cría de obreras y zánganos. Los ácaros hembra maduras  se acoplan a la abeja cuando emergen de la celdilla. El ácaro varroa invade una célula huésped   justo antes de que la celdilla sea operculada. Una vez dentro, se oculta en el alimento larval en una posición boca abajo (vista desde la parte superior de la celda). Los ácaros tienen apéndices especiales llamados "peretrimes" (esencialmente como tubos de buceo) que le ayudan a respirar cuando esta introducida en el alimento larval. Poco después   la larva en el interior construirá un capullo y, a continuación, se convertirá en un prepupa. El ácaro no se alimentará hasta unas cinco horas después de que  la larva termine su capullo  y  pone el primer huevo 70 horas después del operculado de la celda. El primer huevo no esta fertilizado, y se convierte en un  macho. Este  mecanismo el mismo que en las abejas, ya que ambas  especies tienen lo que se llama el mecanismo de "haplodiploidía" la determinación del sexo, por lo que los machos son haploides (que no tiene padre) y las hembras son diploides (con ambos padres). Después de esto, aproximadamente cada treinta horas, el ácaro hembra pone un huevo. Si el ácaro madre no esta fertilizada  correctamente, entonces,  la descendencia  será solo machos cuando emergen,.hasta un total de cinco (en las pupas de  las obreras) o seis huevos (sobre pupas de zánganos).Sin embargo, como las abejas obreras  emergerán  unos once días después de la  operculación, y los zánganos de catorce días, un ácaro hija tiene seis días para madurar, la mayoría de estos huevos no tienen tiempo para desarrollarse y convertirse en adultos, (6 + 70 horas de retraso en la puesta de huevos + 1 día para el primer huevo como macho = 10 días, dejando sólo una hija a madurar).Los machos y las hembras que no se han desarrollado completamente, todos mueren poco después debido a la deshidratación después de haber abierto una celdilla (después de la emergencia de la abeja, o ser abiertas por las abejas con comportamiento higiénico). Por lo tanto, sólo los ácaros  hembra  maduros y de color mas oscuro, pero no la mayoría de los estadios y los machos de ninfas maduras, son vistos por la mayoría de los apicultores. Los machos se aparean con una hembra varias veces para dar lugar a un total de cerca de 35 espermatozoides que se almacenan dentro de la espermateca femenina.


  Varroa tiene "sitios fecales" en la celda, donde depositan sus heces, que son de color blanco debido a una alta concentración (~ 95%) de la guanina. Por alguna razón desconocida, cualquier ácaro que defeca en la pupa es  directamente estéril.  
Métodos para el estudio de la reproducción del ácaro
Hay dos métodos para el estudio de la reproducción del ácaro. Un método es simplemente, destapar las celdas de obreras o de  zánganos  en las colonias y se determina el porcentaje de ácaros que reproducen (fertilidad), o el número de crías (fecundidad) de los ácaros. Este método proporciona información sobre lo que ocurre en condiciones naturales, pero la información que se obtiene es limitada porque no se controla o manipula. Otro método es  llevando a cabo manipulaciones, ya sea en los ácaros, entonces se introducen artificialmente  los ácaros en las células y se espera  de 9 a 10 días para determinar la fertilidad y la fecundidad.  Los panales pueden ser reintroducidos en una colonia (con el riesgo de eliminación por las abejas debido al comportamiento higiénico), o incubadas en un laboratorio. Los pasos básicos para este proceso son los siguientes. 

1).  Los Ácaros  provienen de las celdas de cría o de una colonia con un alto número de ácaros. Ahora cosechamos rutinariamente ácaros usando el método de azúcar en polvo,  después se limpia el azúcar   utilizando un pincel humedecido. 
2).Obtener las celdas de cría que tienen un límite de (de 6 horas). Los ácaros no se reproducirán si se introducen en las células que han sido  operculadas después de 14 horas. Idealmente, las células deben estar  selladas dentro de las últimas seis horas. Los científicos a menudo usan un pedazo de transparencia para asignar la prole; marcando los que están siendo  introducidas(con agujeros en la tapa), a la espera durante seis horas, y se marcan de nuevo. Aquellas células que tenían un agujero al principio,  fueron totalmente tapadas después, son las células  que se necesitan.  Nos aseguramos de marcar los dos agujeros (de fijación de la transparencia en el  panal)   porque las abejas pueden sellar los pequeños agujeros con cera, y se pierde la referencia. 
3). Abra la célula ligeramente usando un bisturí fino, un pasador de insectos, o un par de pinzas finas, e introducir un ácaro cuidadosamente en la pequeña hendidura utilizando un pelo de caballo o un pincel fino. 
4). Empuje la cera  nivelándola, y se  sella con cera de abeja derretida con un pincel. 
5). Mantener el marco en posición vertical en todo momento, y la humedad relativa a 50%, y a una temperatura de 32-35 ° C.
6). Compruebe el marco diariamente para detectar signos de larvas de polilla de la cera, ya que pueden destruir los datos; no coloque la parte plana del marco sobre una superficie,  mantenerlo en posición vertical durante este proceso. 
7). Finalmente, el día nueve (jornada de transferencia de ácaros, designado como el primer día), se pueden destapar las celdas y contar y registrar el número de machos, ácaros hijas (maduros, deutoninfas y protoninfas)  que están ahí.

Anfitrión  Durante la Etapa forética

Independientemente de si los ácaros varroa pueden elegir  varios anfitriones en la etapa forética se estudió previamente, utilizando las abejas criadas en jaulas y cajas de petri. Los ácaros  prefieren a las abejas nodrizas cuando se presentaron en una en una placa de Petri  con abejas  pecoreadotas y nodrizas. Los ácaros también  se transfieren con mayor frecuencia a las abejas jóvenes que a las abejas viejas. Esta discriminación por Varroa más tarde se demostró estar relacionado con el efecto repelente de geraniol, un componente de la feromona de la glándula de Nasonov, que es alta en  las abejas pecoreadoras. Sin embargo, no estaba claro si los ácaros muestran la misma preferencia bajo  las mismas  condiciones en una colmena en el campo. Un estudio mostró  que las abejas nodrizas tuvieron un mayor porcentaje de ácaros que las abejas recién nacidas, pero no se encontraron diferencias entre las  nodrizas y las pecoreadoras. Otro estudio encontró  que las nodrizas fueron las más preferidas, pero el experimento se llevó a cabo en una colonia (es decir, no replicado). Se estudió la distribución de ácaros entre nodrizas de un día de edad, (entre 5-11 días de edad  en las abejas marcadas) y  las pecoreadoras (edad desconocida, pero la edad promedio de las abejas libando deberían ser superiores a 21 días en una colonia típica), y encontró una clara preferencia de las  nodrizas. Por lo tanto, los ácaros sí muestran la misma preferencia para las nodrizas, incluso en un entorno de la colonia.

¿Por que el estado forético?

Los científicos se preguntan por qué los ácaros   pasan por una etapa forética, debido a que experimentan una alta tasa de mortalidad durante este período. En condiciones de laboratorio, la varroa puede reproducirse con éxito sin una etapa forética. Es decir, los ácaros que se transfirieron inmediatamente después de la aparición de la abeja a otra celda de cría a punto de opercurlarse, con un máximo de siete ciclos. El número medio de hijos totales (incluyendo  machos) fue de cuatro durante los primeros cuatro a cinco ciclos. Esto parecía mayor que en nuestro experimento. Sin embargo, una inspección más cercana, había ácaros que no tuvieron descendencia (21.7%), y que este era el más probable es que no incluye en el cálculo. Así que la fecundidad real fue de 4 * (1 a 0,217) = 3,17, que también incluyó a los machos. Después de restar los machos (que eran cerca de dos por  cada madre, en lugar de uno, curiosamente, en su estudio,  de De Ruijter, 1987), tenemos 1.17 crías hembra por madre. Esto sería ligeramente inferior a la descendencia femenina de 1,6 por madre que observamos en los ácaros alimentados con las abejas recién nacidas. Por lo tanto, los ácaros que no experimentan la etapa forética tienen una fecundidad más baja, sobre todo en comparación con los acogidos por las  nodrizas más jóvenes. Nuestro estudio reciente mostró que los ácaros prefieren  abejas nodrizas, tal vez no sólo debido a su proximidad a las larvas (que las nodrizas  inspeccionan y    alimentan con frecuencia), sino también porque las  nodrizas proporcionan nutrición adicional para la reproducción en su fase forética. Nuestro estudio encontró que los ácaros alimentados artificialmente en las  nodrizas tuvieron el mayor número de descendientes, seguido de las recolectoras, y los alimentados con las abejas recién nacidas-que tienen el menor número de crías. Además, cuando se comparó la fecundidad de los ácaros alojados por las abejas de diferentes edades, se encontró una relación negativa significativa entre la fertilidad del ácaro y la edad de las  nodrizas  

Las diferencias en la reproducción del ácaro es importante para la resistencia contra los ácaros   
La varroa puede reproducirse en tanto  abejas obreras y cría de zánganos en Apis mellifera, pero se reproduce exclusivamente en la cría de zánganos en A. cerana, su huésped original. Muchos factores, como el comportamiento   higiénico (eliminación de ácaros durante la etapa forética de los adultos), el comportamiento higiénico (retirando los ácaros de pupas durante la etapa reproductiva), la duración del estado de cría, y el atractivo de la cría, contribuyen a la tolerancia varroa (revisado por Büchler, 1994). Sin embargo, creo que la reproducción reducida (incluyendo tanto la reducción de la fertilidad y fecundidad) en crías de obreras es el factor más importante para la resistencia  de  la abeja contra el Varroa. Esto se debe a la infertilidad de la Varroa en la cría de obreras, se correlaciona bien con el grado de tolerancia de  la abeja al ácaro. Por ejemplo, A. cerana es altamente tolerante al ácaro y causa 100% de la infertilidad del ácaro en la cría de obreras, la abeja africanizada (scutellata A. mellifera) es medianamente tolerante con la infertilidad 40%, mientras que A. melífera. es la menos tolerante con la tasa de infertilidad más baja (10-20%) en la cría de obreras. En una cepa de abejas europeas que fue seleccionada artificialmente a ser tolerantes con los ácaros, la infertilidad de los ácaros jugo el papel más importante en la disminución de la población de ácaros, mientras que otros factores (tales como el comportamiento  higiénico, y la duración del período de  operculado) no son tan importantes (Harbo y Hoopingarner, 1997). A pesar de que en la actualidad sabemos que el "SMR" original (la supresión de la reproducción del ácaro) rasgo es en realidad debido a "VSH" (comportamiento higiénico), VSH puede considerarse un rasgo especial que causa la reproducción más baja, debido a la interrupción del ciclo reproductivo de los ácaros, sobre todo porque las abejas  no abren las celdas que contienen los ácaros no se reproducen, sino que se dirigen a los que tienen ácaros fértiles.

Factores que afectan la reproducción del ácaro

  Efecto de la Casta de  la cría

Se ha sabido durante mucho tiempo que los ácaros varroa prefieren cría de zánganos sobre cría de obreras, en una proporción de nueve a uno. Es decir, si hay un número igual de células disponibles, la cría de zánganos   albergaría nueve veces más la cantidad de ácaros que la cría de obreras. La selección natural, sin duda favorece que los ácaros preferían zánganos, porque la cría de zánganos tiene un período más largo de operculación, lo que permite  a más ácaros hija madurar. De hecho, Martin (1994, 1995) calcula la tasa de reproducción efectiva (es decir, el número de viables / hijas maduras por la invasión de la madre) como 1,3 a 1,45 en una sola cría de obrera infestada, mientras que para la cría de zánganos que era 2.2-2.6. En A. mellifera, la transferencia de los ácaros del  zángano para la cría de obreras siempre  se reduce la reproducción  de ácaros, mientras que la transferencia de los ácaros de  las obreras a la cría de zánganos aumentó  la tasa de reproducción. Las larvas de la reina son un callejón sin salida para la invasión de ácaros, porque  las reinas emergen a los 16 días, cinco días más rápido que una obrera, dejando así a los ácaros hija sin tiempo para madurar. La varroa evita las celdas reales, al parecer debido a algún olor químico de la jalea real.

  Efecto de la especie huésped

La transferencia de los ácaros a través de diferentes especies sugiere que las especies huéspedes también afecta la reproducción del ácaro. Cuando los ácaros de A. cerana   se introdujeron en A.mellifera  en la cría de obreras, sólo el 10% de los ácaros se reproducía, mientras que el 80%  de ácaros de   A. mellifera ácaros fueron transferidos a A. cerana se reprodujeron en la cría de obreras. En nuestro estudio, Varroa destructor, se reprodujo  igualmente bien (> 90% reproducción), independientemente de si se transfiere a A. mellifera o a A. cerana, tanto  en zánganos y las  obreras. En contraste, V. destructor , desde A. cerana sólo se reproduce enA. cerana  en los zánganos (83% reproducida, N = 62), Estos resultados sugieren que los ácaros en las dos especies de abejas de miel son diferentes: los ácaros de A. cerana  se abstienen de reproducirse en la cría de obreras de la misma especie, y los ácaros de A. mellifera se reproducen bien en la cría de obreras, independientemente de la especie hospedadora. Parece que sólo el haplotipo   de V.destructor tuvo un cambio genético que le permitió reproducirse en cualquier  zángano o cría de obreras de A. mellifera, por lo tanto, permitiendo que se acumule hasta niveles perjudiciales para las abejas. En China no encontraron niveles perjudiciales de V. destructor en A. cerana  - de hecho, en la mayoría de ubicaciones, los ácaros no podía ser encontrados. Cuando los encontramos, fue el haplotipo de Vietnam, que no se reproducen en la cría de obreras de A. cerana .No está claro por qué el haplotipo de Corea de V. destructor no causa daños en A. cerana, ya que se pueden reproducir tanto en las obreras  y cría de zánganos en experimentos de transferencia. Sin embargo, es posible que no se reproduzcan  en la cría de obreras en condiciones naturales. Por lo tanto, los experimentos de transferencia deben ser complementadas con la observación en condiciones naturales para una imagen completa.

  Efecto del Tamaño de la celdilla

En parte porque los ácaros se reproducen mejor en cría de zánganos que en  cría de obreras, la gente tiende a pensar que con  celdillas más pequeñas se reduciría la reproducción del ácaro. Sin embargo, dos estudios recientes muestran que no hubo tampoco ninguna diferencia en la población de ácaros entre colonias (Ellis et al., 2009) usando "celdillas pequeñas" (4.8 a 4.9 mm de diámetro) y  celdillas de (5.2 a 5.4 mm), las células pequeñas en realidad tenía una población de ácaros significativamente mayor (Berry et al., 2010). Desafortunadamente, ninguno de estos estudios recientes determinaron la fecundidad o la fertilidad de los ácaros en los dos tipos de células. Estudios anteriores fueron conflictivos. Taylor et al. (2007) encontraron que el tamaño de la celda  no afectó el éxito reproductivo de V. destructor , pero  habia más ácaros invadido las células extraídas de la base de 4,8 mm. Sin embargo, Piccirillo y De Jong (2003) y Maggi et al. (2010) encontraron que la tasa de invasión de ácaros aumentó positivamente y de forma lineal, con el ancho de las celdas de las  obreras y de cría de zánganos, probablemente debido a la cría que se desarrolla en las células grandes reciben más visitas de las nodrizas, lo que aumenta la posibilidad de invasión. Maggi et al. (2010) también encontró que el porcentaje de ácaros fértiles fue menor en células más pequeñas. Un estudio anterior (Goncalves, 1995) mostró  que en abejas africanizadas, las células más grandes tenían una tasa de invasión más alto, y también tenía la fecundidad efectiva más alta en los ácaros. Nuestro propio estudio sugiere que las células que son demasiado grandes también reducen la reproducción del ácaro (Zhou et al. 2001). En un estudio se trata de determinar los mecanismos de la razón por lo que la varroa no se reproduce en la cría de obreras de A. cerana, descubrimos por casualidad que tanto en A. cerana y A. mellifera  las reinas ponían huevos de obreras  en las celdas de zánganos en el otoño. Nos aprovechamos de esto, y se comparó el rendimiento reproductivo de los ácaros en dos ejércitos: obreras criadas en  celdillas de obreras u obreras criadas en celdillas de zánganos. En 2001, tanto la fertilidad y fecundidad de los dos grupos fueron significativamente diferentes. No está claro por qué los ácaros se reproducen menos   alojados en celdas más grandes. Una posibilidad es que las obreras que se crían en celdas de zánganos son alimentados con una dieta diferente por las  nodrizas (Un estudio demostró  que obreras criadas en las celdas de zánganos eran más pesadas ​​y tenían los ovarios mas grandes, lo que sugiere una dieta diferente o más nutrientes). Una segunda posibilidad es que las obreras  hacen girar capullos más grandes en las células de  zánganos los ácaros detectan el espacio adicional, y esto afecta su reproducción.


 Efecto de la humedad
Kraus y Velthuis (1997) se preguntaban por qué los ácaros varroa no eran un problema tan grande en los trópicos (además de el hecho de que la mayoría de las abejas eran de África), y se prueba en el laboratorio para ver si la humedad relativa alta inhibiría la reproducción del ácaro. Se transfieren artificialmente ácaros individuales en celdillas recién operculadas, y después se mantuvo la cría en una incubadora. Cuando la humedad relativa se fijó en 59-68%, de promedio, el 53% de los ácaros produjo (N = 174 ácaros)  de descendencia; bajo 79-85% de humedad relativa, sólo 2% (N = 127) de los ácaros se reprodujeron. La diferencia en la fertilidad del ácaro fue altamente significativa.  Con un 75% (en lugar de 50%), muy pocos ácaros se reproducen, con un 80%, de humedad  la población de ácaros varroa nunca aumentará a un nivel perjudicial.

  Efecto del Movimiento del panal  

Aparte de donde defecan, los ácaros varroa son también muy exigente con donde se alimentan. La madre  enseña a sus crías un sitio de alimentación en particular en la pupa (entre el par de patas traseras en la parte ventral del abdomen), y luego los lleva de nuevo al sitio de la defecación. Por lo tanto, cualquier rotación de los  panales producira un movimiento de la pupa anfitrión? y tal vez cause la desorientación de los ácaros.  Existe una colmena con bastidor giratorio [  del nido de cría" fue inventada (y patentado)  en Hungría. El cuerpo de la colmena tiene marcos redondos y gira diez grados por hora, completando así un círculo en 36 horas. Esta  alimentada por una batería de 12 voltios.  Loa ácaros Varroa no son capaces de reproducirse, debido a la rotación constante de las células. Sin embargo, un estudio (Aumeier et al., 2006)  de la rotación de panales en la reproducción del ácaro durante tres años  no encontraron evidencia de que funcionaba. La rotación Diaria o sacudida de las celdas de cría ni "afecta a la fertilidad (93-100%), ni la fecundidad (2,6-3,0) de los ácaros reproductivos o la mortalidad de las crías de ácaros en las celdas de cría." Esto es un poco sorprendente porque pensé antes de solicitar la la patente, el inventor debería haber obtenido datos que muestran que la rotación afectada la reproducción del ácaro? Sin embargo, el estudio informó que las  celdillas reales para formar un enjambre se retiraron debido a la rotación, por lo que estala colmena solo sirve  para la prevención del enjambre.

  Efecto de la Edad,hormonas, feromonas, y Genes

Ácaros de varroa que se han introducido artificialmente en celdas de cría que han sido selladas 14 horas  antes de la introducción de la varroa no se reproducirán. De los ácaros que se introdujeron en las celdillas 12 horas después de  sellarse, aproximadamente solo el 10%  se reprodujo. Garrido y Rosenkranz (2004), por tanto, la hipótesis de que un olor emitido por las larvas en su quinto estadio es utilizado como señales por los ácaros para activar sus ovarios. Este producto químico,  beneficia al receptor, se  diseñaron unas jaulas especiales para confinar  a los ácaros sobre diversos objetos de prueba, y encontraron que los ácaros activan la ovogénesis después de percibir las feromonas emitidas por las larvas, y los ácaros fueron privados de alimentos, ya que cualquier hemolinfa de abeja también podría contener señales. Extractos de pentano de la cutícula de las larvas también causó la activación de los ovarios de las varroas, lo que sugiere que la señal química es polar. La química permanece sin identificar. Inicialmente hubo una hipótesis de que la hormona juvenil  en las larvas / pupas  de las abejas   podría ser el factor que activa los ovarios  de las varroas, y por lo tanto regula su reproducción. Esta   es una hormona importante y en la mayoría de los insectos que regula la ovogénesis y espermatogénesis. Esta teoría fue abandonada después de haber observado diferencias en las  abejas   africanizadas y larvas de abeja europea, a pesar de que se ha demostrado que las abejas africanizadas tienen tasas de reproducción de ácaros mucho más bajos (debido principalmente a un porcentaje mucho más alto de ácaros infértiles). Cuando más de un ácaro invaden una sola celda de cría, la fecundidad disminuye, como el número de ácaros madre por célula aumenta. Los ácaros que invaden las celdas de cría en los panales de  mas edad también tienen menos descendencia. Esto llevó a los científicos a especular que los propios ácaros pueden tener una sustancia química que inhibe la reproducción de cada uno (una feromona). Un producto químico, (Z)-8-heptadeceno, fue identificado. En el laboratorio, se produjo una reducción del 30% en la fecundidad del ácaro. Cuando se ensayó en la colmena, el número medio de descendientes era 3,48 en las células tratadas con (Z)-8-heptadeceno, pero 3,96 en las células control. Esta diferencia era pequeña, pero estadísticamente, altamente significativa (P <0,01). La fecundidad efectiva (número de hijas potencialmente apareadas) fue 0,94 en las células tratadas, y 1,31 en las células de control, Y este nivel de diferencia debe tener un gran impacto en el crecimiento de la población  Para iniciar la reproducción, muchos procesos fisiológicos complejos tienen que estar en su lugar .Encontrar los genes críticos para estos procesos potencialmente puede conducir a nuevas formas de control de los ácaros.  Nuestro laboratorio inició recientemente un proyecto para  descubrir  genes importantes para la supervivencia y la reproducción de los ácaros, a través del uso de ARN de interferencia (RNAi). El ARNi es un método para inyectar un tramo relativamente grande de ARN de doble cadena (400-500 pares de bases de largo), que se corta en 20-30 bases de largo, a continuación, se une a algunos complejos que finalmente encuentra tramos complementarios de ARN y degradan ellos, dando como resultado en la reducción de ARN mensajero de un gen objetivo, en última instancia su producto de proteína. Nuestro principio básico es la búsqueda de los mismos genes que regulan la supervivencia o la reproducción en organismos relacionados (por ejemplo, las garrapatas) en el genoma del ácaro, sintetizar  la doble cadena   RNA, inyectar el  RNA en ácaros, y luego observar su supervivencia. Si los ácaros inyectados sobrevivieron, a continuación se procede a observar su reproducción introduciéndolos en las celdas de cría recién  operculadas. Una vez que una lista de genes se encuentren, entonces necesitamos asegurarnos de que el ARN de doble cadena son específicas a los ácaros, y no afectará a las abejas, y luego encontrar una forma de introducir el dsRNA a los ácaros (ya sea directamente o con la hemolinfa de las abejas, que a continuación,  se pasa a los ácaros al alimentarse de la hemolinfa de las abejas).


Resumen
En resumen, muchos factores pueden afectar la reproducción del ácaro. Estos van desde el tipo de acogida reproductiva (zángano, obreras o la reina), el tamaño de la celda, la edad de las larvas, la fase forética, la humedad relativa, o incluso el movimiento de los  panales. Cuanto más entendamos acerca de cómo se regula la reproducción de los ácaros, más fácil será para nosotros encontrar una manera que interrumpa la reproducción de ácaros sin dañar a las abejas. El truco es que el método tiene que ser fácil y económico. Por lo tanto, la "investigación básica" sobre la biología reproductiva de los ácaros con el tiempo se convertirá en útil para los apicultores, ya que puede proporcionar un día a un nuevo método para el control del ácaro.

  Zachary Huang,  

Departamento de Entomología de la Universidad Estatal de Michigan,  



1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Buscar este blog