miércoles, 19 de diciembre de 2012

MANEJO DEL APIARIO



                                              MANEJO DEL APIARIO  
                           
       En primer lugar mencionaremos una serie de puntos relacionados directamente con los manejos y tareas que realizamos en las colmenas, con miras a aumentar nuestras cosechas.  Muchos, sino todos, serán comentarios que todos conocemos, y sabemos que debemos cumplir; pero más allá de ello seguimos "tropezando con la misma piedra" año tras año y zafra tras zafra.

            En segundo término, plantearemos algunos de los problemas más comunes que enfrentan los apicultores con sus equipos e infraestructura,  

            Por último, comentaremos las causas más comunes de contaminación de la miel antes de que ésta llegue a la planta de extracción y donde el apicultor debe de tomar elementales medidas para su correcto manejo.


REVISIÓN DE LOS MANEJOS EN EL APIARIO.

Planificar y organizar la empresa.

            La apicultura de nuestros tiempos, ya no es una actividad que permita fallas, y día a día debemos extremar los controles y precauciones en todos aquellos aspectos que sí están a nuestro alcance prever.  En la apicultura, ya tenemos suficiente azar e incertidumbre con el clima como para permitir que factores que dependen de nosotros, y que son manejables, nos hagan perder kilos de miel.  Una explotación apícola racional exige una planificación y organización completa, considerando hasta los detalles más insignificantes, para así obtener de la naturaleza lo máximo que ella estaba dispuesta a darnos en esa zafra.



Conocimiento de la flora.

            A pesar de parecer un aspecto elemental, aún hoy día muchísimos apicultores siguen manejando y trabajando sus apiarios, en base a lo que la naturaleza --a través de las floraciones-- va reflejando en el desarrollo de sus colmenas.  Si bien trabajando de esta forma, se puede obtener miel, nos estamos olvidando de la definición de apicultura, que establecía que "es el arte y la ciencia de criar abejas, de forma de obtener de ellas el máximo de beneficios con el mínimo de costos.  Todo apicultor debe tener bien presente las características y comportamiento de la flora sobre la cual están trabajando sus abejas; para poder obtener la mayor cosecha posible de la misma.  Generalmente no esta al alcance del apicultor el manejar las floraciones; pero lo que si puede y debe de manejar es el desarrollo y evolución de sus colmenas con miras a lograr el máximo aprovechamiento de las mieladas en las distintas zonas.

            Es en base a este conocimiento de la flora, que nosotros podremos elaborar los calendarios florales, y en base a éstos, desarrollar los paquetes tecnológicos acordes a cada situación.  No debemos olvidar que cada día con mayor frecuencia, la apicultura  profesional esta basada en grandes superficies de monocultivos, donde las floraciones son muy intensas y por períodos cortos.  Este tipo de producción es la que da más miel, pero a su vez, es la que requiere de un manejo más tecnificado de parte del productor.

            No olvidemos que cada apiario esta ubicado en un ambiente y zona con características particulares, por lo que cada apiario tendrá su manejo particular.


La invernada de las colmenas.

            Debemos resaltar en este aspecto, la importancia que tiene el hecho de invernar correctamente las colmenas.  No debemos olvidar que el período invernal no separa dos zafras, sino que las une, de que es el período más crítico de las colmenas, y por lo tanto del apicultor.  No podemos pretender tener buenas cosechas de colmenas que pasaron una mala invernada, y recordemos; que buenas cosechas nacen de buenas invernadas.

            Reducir el espacio, controlar las reservas y la fortaleza de las colonias a invernar, son tan o más importantes como mantener reinas jóvenes y vigorosas en la colonia durante el invierno.


Llegada la primavera.

            Llegada la primavera y de acuerdo al plan de manejo preestablecido para cada apiario, debemos resaltar la importancia que tiene el realizar un "manejo oportuno" de nuestras colmenas.


            De nada sirve adelantar nuestro trabajo en la temporada.  Solo aquel realizado "en el momento que había que hacerlo", será el que nos signifique más kilos de miel.  Evidentemente, para esto, debemos de conocer el comportamiento de la flora de la zona.

            Otro aspecto que tenemos que tener presente en momentos en que nuestro trabajo se multiplica; es el de dedicar todos nuestros esfuerzos a aquellas colmenas potencialmente productivas en esa temporada, y no a las colmenas que no tienen posibilidad de serlo.  Dicho en otras palabras; "más vale una colmena fuerte y no dos problemáticas".  Normalmente conocemos las soluciones de los problemas que encontramos en nuestros apiarios; pero lo que pocas veces realizamos, es una evaluación de si nos conviene solucionar un problema o no.  No nos olvidemos que nuestro objetivo es el de "llegar al inicio de la mielada con la mayor cantidad de pecoreadoras".  Mucho le cuesta al apicultor eliminar una colmena o fusionarla con otra; sin tener en cuenta que esa colmena problemática, le da igual o más trabajo que una buena, y le ocupa una cantidad de material que es muy necesario en esta época.


Llegado el caso "incentivar".

            El desarrollo de la población de la colonia de abejas es un fiel reflejo del ingreso de néctar y polen del campo.  Es así, que cuando comienza el flujo de néctar, la reina es incentivada por las abejas en su postura y la población crece.  Hay zonas cuyas floraciones son muy intensas y por períodos cortos de tiempo (15 - 20 días).  Otras no son tan concentradas y van dándose en forma paulatina.  En las primeras habrá que estimular o incentivar el desarrollo de la población con jarabes y manejo con la debida antelación; ya que de lo contrario las abejas que nazcan de la estimulación que produzca el propio cultivo, nacerán y/o serán pecoreadoras para cuando la floración principal ya haya finalizado. 

            En caso de incentivar con jarabes artificiales, no debemos olvidar que los mismos deben suministrarse previo al flujo, y de que éstos, deben de ser totalmente consumidos por las abejas y transformados en cría.  Esto merece especial atención en el caso de los jarabes de azúcar refinada o jarabes de fructosa.  Los jarabes estimulantes no deben ser acumulados por las abejas en los panales.  Habrá que buscar los mecanismos para que las abejas no utilicen más de 200 - 300 centímetros cúbicos por día.  De tener más de esta cantidad, ellas lo acopiarán con el consiguiente peligro.

            No olvidemos que para tener el máximo de cosecha de miel de cualquier floración, la reina deberá alcanzar su máxima postura 40 días antes del inicio de la floración y mantenerse en tal condición hasta 40 días antes de que finalice la floración.

            Recordemos que toda incentivación artificial con jarabes tiene un costo para el apicultor, y que no siempre es necesaria.  Muchas veces a través de una incentivación con manejo de la colmena, es suficiente para lograr el objetivo buscado.  Al hablar de este tipo de incentivación nos estamos refiriendo al marceo (desoperculado de miel), ampliación del nido de cría, agregado de panales nuevos, etc.

            Las necesidades para el desarrollo de la colonia de abejas son tanto de néctar como de polen y, el suministro de uno sin la presencia del otro, no producirá el efecto buscado.  Corroboremos entonces, la necesidad o no, de realizar una alimentación proteica a la hora de estimular la colmena.


Algo sobre la sanidad de la colmena.

            Ninguna colmena con problemas sanitarios podrá darnos su máximo de miel.  Debemos tomar las precauciones del caso a los efectos de tener los diagnósticos de enfermedades con la debida antelación, como para no realizar ningún tipo de tratamientos en la mielada.  No olvidemos el tiempo que lleva el que una colmena enferma se recupere y la relación que esto tiene con el gran flujo de néctar.  Si lo analizamos, veremos que muchas de las colmenas que curamos no llegan a la mielada en condiciones óptimas de producción. 
            Tampoco son aconsejables los tratamientos preventivos; ya que de esta forma estaremos ocultando las resistencias naturales de las colmenas y gastando tiempo y dinero.


Las características de nuestras reinas.

            Como todos sabemos, la reina es el motor de nuestra colmena.  Conozcamos la fortaleza y vigor de nuestras reinas, ya que de ellas dependerá la población de pecoreadoras que tengamos para el acopio de miel.  Hagamos la renovación de reinas en tiempo y forma, para saber de antemano, que ella no es la causa de nuestras fallas en la cosecha.


Algo sobre el manejo de la cámara de cría.

            Ya mencionamos que la ampliación del nido de cría actúa como un incentivo en la postura de la reina.  También sabemos que este momento al principio de la temporada, es el que normalmente utilizamos para realizar la renovación de panales.  Independientemente del número de panales que renovemos, tengamos presente que la cantidad de abejas cereras al momento de ampliar el nido es poca y que habrá una más rápida postura de la reina en panales obrados que en láminas de cera estampada.  Tratemos entonces, que la primera ampliación sea con panales obrados, y, una vez que el nido de cría y la temperatura ambiente aumenten, agregar cuadros con cera estampada.

            Otra cosa que debemos recordar en este aspecto, es que el manejo de la cámara de cría hay que realizarlo previo al flujo de néctar.  En plena mielada no podemos estar solucionando problemas que no atendimos en su momento; ya que aquí las cosechas, serán la tarea principal.  Nuevamente resaltamos aquello de realizar los manejos en su momento oportuno.


El agregado de alzas o medias alzas.

            El conocimiento de la zona y la propia evolución de la colmena será quién nos indique el momento oportuno de agregar las alzas o melarios.  El agregar material antes de lo necesario retrasará el desarrollo y, el agregarlo después motivará el bloqueo de la cámara de cría con el consiguiente trabajo extra que esto demanda.  Debemos entonces tener bien presente este momento, para no llegar tarde y perder muchos kilos de miel por bloqueo y enjambrazón de nuestras colmenas.

            Al renovar los panales de la cámara de cría, coloquemos aquellos con cría en el centro del alza y aquellos con miel hacia los costados.  Si los cuadros del alza son con cera estampada, tratemos de intercalarlos con cuadros obrados; ya que el estirado de cera se da más rápido en la medida que a los lados de una cera estampada haya panales con miel o néctar. 

            No olvidemos que uno de los grandes tesoros del apicultor son los panales obrados.  Si bien, la tendencia de los apicultores es a estirar toda la cera al principio de la temporada, no olvidemos que el agregado de un alza completa con láminas de cera actúa como un "balde de agua fría" sobre la colmena y resiente notablemente el acopio de miel.  Tratemos de ir introduciendo en la colmena la cera estampada, en forma escalonada y a lo largo del flujo.  De esta forma estaremos aprovechando la producción de cera de una forma más racional y al finalizar la temporada nuestra cosecha será mayor.

            Con respecto a la cantidad de material a agregar, el mismo estará supeditado a una cantidad de pautas de manejo del productor.  Lo ideal en este aspecto es el agregado de un alza por vez y, en la medida que se encuentre llena, cosechar y agregar otra en el mismo momento. Evidentemente la cantidad de material disponible, la distancia a los apiarios, la cantidad de colmenas por apiario, la capacidad del vehículo, la intensidad del flujo, etc., son solo algunos de los factores que harán variar mi manejo.  No existe en este aspecto una receta.  Dos apicultores en una zona de iguales características podrán manejar este tema totalmente distinto.

            Algo que si merece resaltar, es el hecho de introducir siempre las alzas vacías sobre la cámara de cría.  De esta forma la abeja lo trabajará antes y habrá una mayor eficiencia en el acopio de néctar.

            Recordemos que no es aconsejable desde el punto de vista de la producción de miel el de que la colmena tenga varias alzas completas de miel.  Hay mayor predisposición de la abeja a la pecorea cuando sus reservas son escasas.  Nuestra cosecha final se verá incrementada si realizamos varias cosechas pequeñas, y no una sola al final de la temporada.


Nuevamente planificación y organización.


            Tener preparado el material.

            El tener todo el material de cosecha (alzas o medias) en tiempo y forma parece algo muy obvio, pero el organizarse para no tener que estar alambrando y fijando cera en los cuadros en plena mielada es elemental.  Vuelvo a insistir, todos lo decimos, pero "seguimos tropezando con la misma piedra".  Este error normalmente nos cuesta muchos kilos de miel por temporada.


            Número de colmenas por apiario.

            Normalmente el apicultor adapta los apiarios a lo que le ofrece la zona y no a lo que desde el punto de vista de su infraestructura puede trabajar.  Debemos adaptar el número de colmenas a instalar en cada apiario a nuestras condiciones y características de trabajo.  De tener mayor potencial en la zona, podremos instalar más apiarios en el lugar; pero éstos, serán del número acorde para lograr la mayor eficiencia posible.  Cuántas veces hemos dejado colmenas sin cosechar por no tener más capacidad en el vehículo, o porque se nos fue la hora, etc.  Cuánto nos cuesta volver al apiario a terminar ese trabajo que por distintos motivos no pudimos culminar.


             El trabajo sistemático en los apiarios.

            Cuando uno se inicia en la actividad apícola, con pocas colmenas que manejar, el apicultor puede llevar un registro no solo de cada colmena sino que hasta de los cuadros de la colmena.  En la medida que el número de colmenas empieza a aumentar, esta tarea se torna cada vez más difícil y hay que empezar a trabajar por apiarios.  Es así, que una de las principales objetivos es tener colmenas lo más parejas posibles en el apiario, a los efectos de trabajarlas en su conjunto y ya no en forma individual.

            Hoy día vemos que en la mayoría de los apiarios, hay en pleno flujo de néctar, desde colmenas en cámara de cría hasta colmenas que tienen tres y cuatro alzas.  Lejos de demostrar un buen manejo, nos están dando la pauta de que el apicultor ha cometido una serie de fallas, y que en muchos casos no hizo las cosas cuando las debía de hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Buscar este blog

Cargando...